Viajar en los tiempos del terrorismo

¿Recuerdas cuando, décadas atrás, solo escuchabas de ataques terroristas en lugares como Israel, Palestina e Iraq? Tristemente ahora son tan frecuentes y en tan diversas ciudades, que ya apenas se presta atención a estas noticias.

Londres, 2006.

 

Seguramente te pasa como a mí, que me conmuevo especialmente cuando esa ciudad víctima de terrorismo es una que ya he visitado. En ese momento uno se siente parte de ella y recuerdas la gente linda que te atendió durante tu estadía.

 

Todo eso está bien, pero limitarte en viajar por miedo es una cosa muy distinta.

 

Mirémoslo científicamente: tienes más posibilidad de morir a causa de un accidente de transito que víctima de un ataque terrorista. ¿Dejas por eso de viajar en auto? Entonces, ¿por qué privarte de viajar por una remota posibilidad de un ataque de terrorismo?

 

No hay que estar de viaje en una capital mundial para ser víctima del terrorismo. Recordemos las víctimas de los ataques de Septiembre 11, San Bernardino, Orlando y Boston: no estaban de viaje, pero aún así el terrorismo los alcanzó.

 

Estambul después de los ataques.

 

El terrorismo esta causando estragos en el turismo mundial.  Ocurre un ataque terrorista en una ciudad y de repente nadie quiere viajar allí. Yo, en cambio creo, que hay pocos lugares más seguros que un destino donde acaba de ocurrir un atentado, pues el terrorista sabe que ahora la seguridad en esa ciudad se triplicará.

 

Policias en el Metro de París.

 

No nos damos cuenta que nuestro miedo al terrorismo está estrangulando las economías de ciudades y pequeños pueblos turísticos que han sido víctimas de ataques, y dependen de nuestra visita para su subsistencia. Ese es precisamente el objetivo terrorista: sembrar miedo que altere el estilo de vida de lo que ellos llaman “infieles”.

 

Si permitimos que sus ataques nos intimiden y cambiamos nuestros planes y forma de vida, el mensaje que estamos enviando es que ellos están logrando su cometido.

 

Bélgica antes del terrorismo.

 

En vez de darle la espalda a las ciudades atacadas, debemos apoyarlos y ayudarlos a levantarse con nuestro patrocinio y dentro de los márgenes de lo que es seguro. Lo que me lleva a preguntarte: ¿Hay hoy en día un lugar verdaderamente seguro?

 

Nueva York recuperada de los ataques terroristas.

 

Pienso que si vine a este mundo a morir víctima del terrorismo, está escrito, y aunque me prive de viajar y me quede en mi casa, ello va a ocurrir, sea entrando por la puerta o por la ventana. Así que prefiero que la pelona saque pasaporte y me alcance disfrutando de un viaje, y no aburrida frente al televisor de mi casa, viendo noticias sobre terrorismo.

 

 ¡Así que a viajar, que todos vinimos con fecha de expiración, pero las estadísticas están a nuestro favor!
***

 

Carmen Dominicci también es autora de Carmen Dominicci Trotamundos

***

 

¿Has cambiado tu manera de viajar por temor a un atentado terrorista?

¿Has viajado a una ciudad luego de ser víctima de un ataque?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Œ